El gobierno de Biden presume de haber reducido la inmigración invirtiendo en Centroamérica

La Administración de Joe Biden presume de haber logrado que se reduzca la llegada a EEUU de migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador gracias a su estrategia de atender las causas de raíz de la migración, invirtiendo 3 mil millones de dólares para el desarrollo de Centroamérica.

Michael Camilleri, administrador adjunto de la Oficina para América Latina de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid), reivindicó que esta estrategia da resultados.

“Mientras la migración irregular de muchas partes crece, la del norte de Centroamérica baja porque las personas hondureñas, guatemaltecas y salvadoreñas tienen un futuro de prosperidad”, afirmó.

De acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), unos 324 mil ciudadanos de esos tres países llegaron a la frontera sur de Estados Unidos en 2023, lo que supone una reducción del 29 % respecto a 2021.

Según Camilleri, esa reducción no se debe solo a las restricciones que la Administración demócrata ha aplicado en la frontera en contra de la migración irregular, sino también a las inversiones para desarrollar una región históricamente empobrecida.

Durante los últimos tres años, el gobierno estadounidense ha invertido unos 3 mil millones de dólares en Centroamérica y la vicepresidenta, Kamala Harris, ha liderado una iniciativa para movilizar otros 5 mil millones en inversiones privadas.

El objetivo, detalló Camilleri, es revertir la falta de oportunidades económicas, que es el primer factor que empuja a miles de personas a abandonar sus países, combatir la inseguridad, la corrupción, la violencia de género y las violaciones de derechos humanos.

Gracias a los programas de la Usaid, ejemplificó, se han creado 70 mil nuevos empleos en Centroamérica y más de 200 mil estudiantes tienen acceso a programas educativos.

¿Peligra la estrategia con Trump? 

Estados Unidos celebrará elecciones el 5 de noviembre y un regreso a la Casa Blanca del republicano Donald Trump, quien mantiene una fuerte retórica antimigrante, podría poner en peligro este tipo de iniciativas.

“Cada presidente de EEUU tiene el derecho de decidir cuál va a ser su política sobre cualquier tema, pero lo que hemos visto es que la migración es un tema bipartidista”, afirmó. Washington (EFE)   

Top